martes, 31 de marzo de 2015

"El Pensamiento Árabe" de Mohamed Arkoun


Autora:
Nehomaris Sucre López



Muhammad Arkoun (1928-2010), es considerado como un pensador cuyo primordial objetivo intelectual fue desligar el Islam de las interpretaciones de tipo tradicionalistas y exponer una nueva perspectiva de la doctrina islámica más afín tanto con sus principios originales, como con preceptos políticos fundamentales en el mundo actual como lo son la democracia y los derechos humanos.

En el primer capítulo de su libro “El pensamiento Árabe” (1992) aborda el tema del hecho coránico, concebido por el autor como “un acontecimiento histórico, cultural y religioso que parte lo árabe en dos vertientes: la vertiente del pensamiento salvaje… y la del pensamiento culto o selecto” (Arkoun, 1992: 13), esto se traduce cronológicamente de acuerdo con el autor  en dos momentos históricos: el primero antes del Corán,  caracterizándose ese periodo por la multiplicidad de lenguas y el paganismo; en tanto que hay un segundo momento, después del Corán, signado  por la fundación del Estado Islámico por Mahoma en Medina  en el año 622, acompañado esto por la expansión de la lengua árabe y una creciente fe religiosa.

Arkoun (Ibidem: 14), señala que el pensamiento salvaje es menos conocido que el pensamiento culto en el estudio historiográfico del Islam y los países Árabes, no obstante para una comprensión integral del hecho coránico es necesario adentrarse en ambos acontecimientos y para esto es necesario examinar tres puntos esenciales de su trabajo:

1.    Historia crítica del texto aceptado con el nombre de Corán
2.    Definición lingüística del concepto “palabra de Dios”
3.    El significado de la función profética 

En el marco de la “Historia crítica del texto aceptado con el nombre de Corán”, Arkoun (Ibidem: 15-17) indica que el Corán es un corpus  preciso y abierto de enunciados formulados en idioma árabe al los cuales no se pudo acceder sino mediante  el texto establecido gráficamente posteriormente al siglo IV/X cuando los musulmanes son consideran al unísono que los textos recogidos en la Vulgata oficial formada en el califato de Uthman (644-656) encarnan la totalidad de la revelación y en esa dirección el conjunto del texto así asentado ha funcionado paralelamente como obra escrita y  palabra litúrgica. En tal sentido esta definición hace énfasis en el paso de la palabra al texto y hace hincapié en la forma que ha servido de base para la elaboración del pensamiento árabe-islámico y la consideración de esta forma como un texto que no tiene exclusivamente meros caracteres filológicos sino que alude a un lenguaje religioso.

Por otra parte, para entender el hecho coránico es necesario también aproximarse a la Definición lingüística del concepto “palabra de Dios” (Ibídem: 18-20) pudiendo a partir de ese acercamiento apreciarse como un objeto lingüístico y el discurso coránico puede entenderse como la  percepción humana del  Dios vivo, creador y transcendente, en cuya forma existen tres protagonistas: un locutor-autor (qâ`il), un oyente enunciador (Mahoma) y un destinatario colectivo (los hombres).

Asimismo para comprender el hecho coránico es menester conocer el significado de la función profética, cuya naturaleza para el autor (Ibídem: 24),   según el Corán y la vida de Mahoma radica  en una firme proporción entre la experiencia religiosa y la acción histórica, de modo que todo acto ejecutado por el Profeta despliega una esperanza para los hombres y toda acción  está encaminada más allá no sólo del acontecimiento terrenal sino también del espíritu que la concibe y la ejecuta.

Con estas consideraciones Arkoun presenta la posibilidad de entender el pensamiento árabe teniendo en cuenta las apreciaciones de tipo religiosas, pero sin desligarlas de la acción del hombre y las sociedades árabes  en la historia, de tal forma que para entender el hecho coránico es menester distinguir por un lado el texto religioso y por el otro la carga cultural e histórica que evoca ese texto ya que el Islán per se no se basa únicamente en la meditación de lo divino sino que contempla una reflexión de lo humano, lo que se traduce en la interacción entre  el universo de lo celestial y la vida terrenal.

A la luz de estos argumentos no cabe duda de la importancia que tiene la aproximación al hecho coránico para la comprensión del pensamiento árabe y cobra vigencia la necesidad de que occidente se acerque a estas vertientes intelectuales a los fines de alcanzar al menos trazos claros y definitorios de lo que representa la religión, la cultura y al historia árabe para los pueblos árabes, asunto que hoy por hoy es una asignatura pendiente de difícil aprobación  para el mundo occidental centrado en la reflexión de sus propios asuntos desde perspectivas a veces plagadas de eurocentrismo y pensamiento colonizador.


Referencias Bibliográficas. 

ARKOUN, M. (1992). El Pensamiento Árabe. Buenos Aires:Editorial Paidos.

CEPEDELLO, J. (2010). Hermenéutica del Corán y reformismo político islámico en el pensamiento de Muhammad Arkoun. [Artículo en línea], Consultado el 30 de Marzo de 2015 en: http://cursos.institutopedrogual.edu.ve/file.php/69/Recursos_y_Lecturas/Lecturas_Tema_3/Hermeneutica_del_Coran.pdf