domingo, 27 de abril de 2014

Decálogo para un candidato 2.0 de Daniel Ureña y su aporte para un candidato venezolano



Autora: Nehomaris Sucre



Para Ureña (S/F: 30) pese a los cambios que el presente ha traído consigo, “la esencia de la comunicación política y de las campañas electorales sigue siendo la misma: personas que tratan de convencer a personas” y en tal sentido es un grave error desconocer la utilidad de la tecnología a la hora de reducir las brechas de distancia entre el político y los demás ciudadanos así como también nutrir la comunicación entre ambos. En esa dirección el autor (Ibídem: 31) ofrece bajo el formato de decálogo las siguientes sugerencias:

1) Las nuevas tecnologías no muerden: el político no debe resistirse al cambio, sino aprovecharlo para su beneficio, de modo que las nuevas tecnologías debe percibirlas como una herramienta útil para el logro de sus fines. 

2) Internet no es una moda: aunque surja en los políticos y en el seno de los partidos la tentación de considerar el internet como una nueva corriente o moda, la realidad es que este es un medio que ha producido cambios en la forma de concebir la actividad política y con ellos la forma en que funcionan los gobiernos y el modo en que se relacionan con la ciudadanía, de manera tal que lejos de ser una moda, el internet se convierte en un irrevocable escenario para la política.

3) Ahora tienes que escuchar: el votante ya no solo es un recipiente de mensajes, ahora también es fuente de información. En mi opinión de seguro este es el consejo más provechoso para un candidato o una candidata de Venezuela, ya que implica aprovechar al máximo los datos e información proporcionada por los electores a través de las redes sociales y demás espacios de la red a fin de divisar tendencias, gustos y necesidades que puedan ser incluidas dentro de sus discurso y práctica política. 

4) La red no es solo para jóvenes: en la actualidad el acceso al mundo del internet se genera en cada uno de los segmentos de la población.

5) No hables como en el parlamento: el lenguaje utilizado en internet es predominantemente coloquial.

6) Ahorrarás tiempo y dinero: la tecnología permite acrecentar la eficiencia.

7) Podrás segmentar fielmente a tus públicos: gracias al e-mail, por ejemplo, un político podrá hacerle llegar a los electores y electoras un mensaje personalizado y acorde a cada una de sus necesidades y gustos, de forma que se incrementa la efectividad del mensaje. 

8) Gestionarás mejor a tu equipo: con las nuevas tecnologías el político dispone de canales que aceleran la comunicación y disminuyen distancias entre los miembros su equipo.

9) Si tú no hablas, hablaran por ti: internet se ha convertido en un escenario gigante en el que cada quien es participe de una conversación, por lo tanto si un candidato, una candidata o sus electores y electoras guardan silencio es como si no estuviesen presente.

10) Empieza hoy:  “la apuesta del político por la tecnología es siempre una apuesta a futuro y, por tanto, una apuesta ganadora”.

Fuente:
Ureña, D. (S/F) Decálogo para un candidato 2.0. En: Cuadernos de Comunicación Evoca. Madrid: Evoca Comunicaciones e imágenes.

Importancia del nivel local para la democracia electrónica


Autora: Nehomaris Sucre

  
 De acuerdo a la línea argumentativa de la UNESCO-Universidad del Externado (2005) el nivel local es el contexto natural para la ejecución de la democracia electrónica, entendida como una estrategia de implementación de las TIC, destinada a alcanzar una mayor interacción entre la administración pública municipal y los administrados.

En el texto e-democracia la UNESCO-Universidad del Externado afirma que el nivel local es el medio de mayor competitividad para la práctica de la democracia electrónica –o teledemocracia como también se le ha llamado-, ya que -en líneas generales- hay mayor necesidad de acceso por parte de la ciudadanía a los políticos y las instituciones locales y la proximidad entre la administración y los ciudadanos es mayor que en otros niveles de gobierno, así como también es mayor el vínculo de los ciudadanos con los problemas de carácter local.

Fuente:
UNESCO-Universidad del Externado. (2005). E-Democracia