lunes, 22 de noviembre de 2010

Construcción del pensamiento y manejo de la información


A continuación les traigo un material de libre difusión, cuyo contenido tiene como finalidad concientizar a la población venezolana en el uso adecuado de las tecnologías para alcanzar eventualmente la plena soberanía tecnológica, este material es un extracto del Plan Nacional de Alfabetización Tecnológica impulsada por el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, espero que les sea de utilidad. 




Construcción del pensamiento y manejo de la información
El avance incontenible de las ciencias, tecnologías y el pensamiento humanista en los últimos cien años, en especial los relacionados con la información y la comunicación, ha propiciado también el surgimiento de nuevas formas de imponer pensamientos únicos como verdades indiscutibles, así como también, nuevas preocupaciones e intenciones de hacernos ver el mundo y nuestro entorno más cercano, a través de la visión particular de quienes manejan y tienen acceso a esas tecnologías.

Cómo, por qué y para qué pensar, son interrogantes que el género humano se ha planteado desde que el lenguaje y la comunicación forman parte de sus actos. Sin embargo, el ritmo actual de producción de información y la velocidad con que se comunica, hacen parecer desactualizado al más informado.

Con el desarrollo acelerado de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), surgen nuevas formas de dominación ideológica (ideal de cada clase social para concebir a la sociedad) que superan a la gran influencia jugada por las religiones en el mundo y a las costumbres ancestrales de los pueblos.

Así, en estos tiempos de la Sociedad de la Información, los medios de comunicación masiva se convierten en trasmisores de ideas que no siempre reflejan la realidad, sino la que quieren quienes los controlan, respaldándose en una supuesta razón irrebatible como es: “… este es un asunto aceptado en otros países o el planeta entero”, sin que nadie nos diga por qué y cuáles países del mundo lo aceptan, o si existen otras versiones sobre ello. De esta forma, nos vamos llenando de retazos de verdades, medias verdades o mentiras disfrazadas de veracidad.

Un ejemplo típico de esto lo representan los problemas relacionados con el desabastecimiento de productos de primera necesidad. Siempre escucharemos o leeremos ejemplos como este: “el desabastecimiento o encarecimiento de tal artículo obedece a la alta demanda del mismo en el Asia, en el confín del planeta o al costo del dólar libre” y nos dirán esto con tal propiedad, personas tan aparentemente serias, que lo creeremos y repetiremos sin preguntarnos o averiguar, si es cierto que los asiáticos ahora comen más arroz que antes o si es legal el mercado paralelo de dinero extranjero en el país.

La Sociedad de la Información tiene entonces dos caras a las que hay que prestar atención. Una, la posibilidad de acceder a lo más avanzado del conocimiento humano en fracciones de segundos usando algunas herramientas básicas y con una actitud crítica frente a lo que se encuentre a través de ella. La otra, la de dar por cierta y aceptar toda información que se obtenga en Internet o medios de comunicación masiva por el sólo hecho de aparecer allí. De esto último se aprovechan quienes tienen acceso a las TIC para crear un tipo de pensamiento simplón, basado en verdades parciales y en lógicas que rayan en la estupidez:
 
“– El niño llora.
– ¿Por qué llora?
– Porque tiene hambre.
– ¿Por qué tiene hambre?
– Porque no come
– ¿Y por qué no come?
– Porque llora...”

Para adentrarse al mundo de las TIC, hay que estar muy consientes y alertas frente a los riesgos de asumir como verdades todo lo que se lee o se ve en el medio más versátil de las comunicaciones como lo es la Internet.

Las sociedades sin preparación, tienden a crear ídolos con quienes sustituyen la posibilidad de pensar por cuenta propia. Hoy día, lo que aparece en Internet y la TV, para ciertos sectores pocos dados al pensamiento crítico, constituye palabra divina o el sustituto de la reflexión, o sea, convierten a esos medios en dioses de palabras celestiales e indiscutibles.
 


Se repite así, una media verdad sostenida y creída por mucho tiempo: “lo que no está escrito no es verdad”, cuando en realidad, en las tradiciones orales y experiencias cotidianas se anida parte de los mejores conocimientos de nuestra vida diaria. ¿O hace falta ir a una escuela para hacer arepas u organizar a una comunidad, grupo de trabajadores o estudiantes? Iniciarse en el mundo de las Tecnologías de Información y Comunicación TIC, significa sumergirse en uno de los avances más significados de la humanidad en el último siglo, por tanto, es importante antes de avanzar preguntarse ¿Por qué, para qué y cómo?, con las destrezas adquiridas en este Plan Nacional de Alfabetización Tecnológica, podemos sobreponernos a la avalancha de información inútil que circula en la red y convertir nuestro aprendizaje en un tributo al trabajo colectivo y de beneficio comunitario.



Para ello, estar alerta y ejercer la crítica sensata, razonada y colectiva, es un buen antídoto contra el pensamiento y la práctica social superficial que muchas veces nos hace perder el esfuerzo que bien pudimos dedicar a mejores propósitos, como escribir e intercambiar nuestras experiencias en el trabajo comunitario o en la organización de nuevas formas de producción cuya finalidad no sea ni especular ni vivir del trabajo ajeno.
Darle al aprendizaje y manejo de las herramientas informáticas un sentido útil desde el punto de vista social, significa convertirnos en comunicadores y receptores de las experiencias que muchas veces no se conocen más allá de nuestro centro de trabajo, estudio o comunidad donde habitamos.



Se trata de aprovechar los recursos de la tecnología y la velocidad de la comunicación para crear espacios alternativos frente a las grandes corporaciones cuya finalidad es vender una forma de vida que la historia ha demostrado que sólo empobrece espiritual y materialmente a las grandes mayorías.



Es por tanto que le invitamos a que, en colectivo, se formulen estas interrogantes antes de iniciar el Plan Nacional de Alfabetización Tecnológica, y como grupo suscribir las respuestas que obtendrán de ¿Por qué y para qué y cómo? obtener el mejor beneficio social de este aprendizaje que brinda el Estado venezolano para refundar nuestra República con mujeres y hombres nuevos.


La tecnología al servicio del Pueblo


El buen uso de las tecnologías es un asunto de gran relevancia, ya que representa el eje fundamental para neutralizar los efectos negativos de la globalización proveniente del mundo capitalista. Como respuesta a la privatización de los conocimientos informáticos así como a la monopolización tecnológica, hay quienes comparten y hacen uso de la filosofía del software libre. No nombro en vano a la globalización, ella resulta en nuestros tiempos un tema de profundo debate. Si bien, el origen de la globalización viene dado por la expansión del mercado y el auge de las comunicaciones, no deja de ser algo sometido a la subjetividad humana. 

La ciencia es subjetiva, como creación de los hombres y las mujeres, siempre estará sometida a los distintos modos de pensar y las diferentes formas de ver la realidad circundante. Las necesidades humanas dictan el proceder de la ciencia, si bien, la ciencia subordinada al ser humano hace posible las más sublimes creaciones de carácter humanista, las mismas circunstancias históricas llevan a la misma ciencia hacia fines más obscuros.

La ciencia y la tecnología están para el servicio de la humanidad, es algo sujeto al dominio humano, esta dupla es fundamental para el mejoramiento  sus condiciones materiales de vida. Tal cual ocurre con la globalización, es algo que puede estar sujeto a la voluntad humana. La tendencia más crítica a la hora de hablar de la globalización es que esta trae consigo la expansión del capitalismo y toda su maquinaria de dominación. Pero también hay que recordar que en la actualidad se están gestando otros procesos que buscan neutralizar esta realidad, hablo de los procesos de integración y pongo a Latinoamérica como ejemplo. El ALBA desde sus inicios representó esa esperanza de acercamiento y fusión de nuestros pueblos. La globalización capitalista une falsamente, en cambio,  la integración es la auténtica unión y la única que es posible. 

La importancia del dominio de las tecnologías por parte de un país radica, en primera instancia, en la no dependencia de la mano extranjera y de sus intereses. Comprarle tecnología al extranjero nos hace vulnerables y dependientes de él. Solamente el efectivo dominio de la tecnología hará posible la auto determinación tecnológica. El software libre juega un rol importantísimo en esta causa, el mismo se usa como plataforma para la innovación, es software que no está sujeto a un interés económico, sino más bien, al progreso tecnológico que siempre mediante el libre acceso, intercambio y diversificación de conocimientos tendrá como objetivo vencer las barreras de la desigualdad humana.

 
En mi próxima publicación subiré una lectura extraída directamente del  “Plan Nacional de Alfabetización Tecnológica” que impulsa el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. Espero que el presente artículo haya sido de su agrado. Ya es de madrugada, nada mejor que terminar la larga faena del día con un breve momento de reflexión el cual manifiesto en este humilde artículo.